Cómo mantener la calma en tiempos difíciles

por | Mar 31, 2020 | Crecimiento personal, Vida Christiana, Vida de Familia | 0 Comentarios

La semana pasada recibí un mensaje de voz de una amiga en Seattle – vivimos a 8000 kilómetros de distancia, con una diferencia horaria de 8 horas.
Me pareció asombroso, sin embargo, cómo nuestras vidas se parecen mucho en este momento.Ambos entramos en el mundo de la escolarización de nuestros hijos en casa, nuestra vida diaria se limita a permanecer en casa la mayor parte del tiempo, cada evento se canceló, vivimos en esa incertidumbre de cómo será el mañana… (ambos teníamos un clima soleado pero frío y un jardín para hacer algunos proyectos) fue asombroso escucharla hablar y tener la sensación de “¡Wow, esa es mi vida también! “Sé que la mayoría de ustedes viven en esa realidad ahora misma.

¿Cómo estás?

¿Cómo estás enfrentando esa realidad en la que vivimos en esta época ?

¿Cómo estás lidiando con los muchos cambios que han ocurrido últimamente, sin saber cuándo – y si – la vida volverá a la normalidad?!

 En lo personal, me parece bastante estresante.

Lidiar con las muchas emociones adicionales es lo que más me desafía.

Hace unos minutos, un tractor se llevó los dos goles que estaban en el campo de fútbol frente a nuestra casa. Por supuesto, se supone que nadie debe reunirse y jugar al fútbol ahora mismo. Y aun así, sentí que las emociones de impotencia y frustración se elevaban en mí. Mi hijo expresó lo que yo sentía:

” Oh mamá, odio este virus”.

Lo miré y le dije:

” Lo sé, cariño, es un momento difícil. Yo también deseo que las cosas vuelvan pronto a la normalidad y que puedas volver a jugar con tus amigos e ir a la escuela. Pero por ahora, aprovechamos al máximo nuestro tiempo como familia, ¿estás lista para hacerlo? “

Me miró asintiendo con una expresión pensativa.

Hace muchos años escuché una enseñanza, en la que la maestra comparaba nuestras vidas con los diferentes tipos de aves. No lo recuerdo todo, pero mencionó al menos 4 tipos de pájaros:

El avestruz, el pollo, el cuervo y el águila.

El avestruz

El avestruz

El avestruz, como sabemos, mete la cabeza en la arena cuando está sobrepasada.

La galina

La galina

La vida de la gallina se limita a aletear y discutir sobre un gusano con otra gallina.

El cuervo

El cuervo

Los cuervos son una imagen de la gente hablando negativamente de cualquiera, juzgando cada uno de sus actos.

El águila

El águila

Y el águila... Bueno, el águila es la que vuela por encima de todo, con coraje, dignidad y calma. El águila usa el mal tiempo para volar aún más alto.

Tomando esa enseñanza para nuestra situación actual, podemos reconocer fácilmente a las diferentes personas que nos rodean – y bueno, también podemos reconocernos a nosotros mismos.

Una persona que actúa como un avestruz estaría demasiada asustada para enfrentarse a esta situación. Vencido por el miedo, se retiraría a la clandestinidad, entraría en pánico cuando oyera a una persona toser a lo lejos. Cada noticia de más personas infectadas o más muertes la llevaría a un estado de total desesperanza.

Una persona que actúa como un pollo también está asustada, pero es mucho más activa. Peleando por un paquete de papel higiénico o pasta, estando muy nerviosa al leer todas las noticias en los medios sociales o en el periódico, viendo las noticias en la televisión. No hay tranquilidad, y los medios sociales están llenos de comentarios de gente que actúa de esta manera.

Una persona que actúa como un cuervo está sembrando resentimiento y charlas negativas a su alrededor. Esta actitud juzga a cualquiera, desde la madre en la calle con sus hijos pequeños “¿Cómo puede ir a dar un paseo con sus hijos ahora mismo?  ¡Debería quedarse en casa!” hasta condenar a cualquiera que compre más de un paquete de pasta o papel higiénico (ignorando que esta misma persona puede estar comprando para sus vecinos ancianos.) Se siente con legitimación de saber los motivos de cualquiera y juzga cada uno de sus movimientos, y le gusta hablar con otras personas sobre ello.

Ten en cuenta que siempre escribí: “una persona que actúa como”… Porque bueno, la forma en la que uno se comporta no habla de quién es esa persona. Sin embargo, muestra algo acerca de dónde está esta persona y sus creencias profundas sobre sí misma, los demás y Dios – y cómo está reaccionando a lo que está sucediendo en esta única (y sí, muy estresante!) temporada de su vida.

Reflexionando sobre mi propio comportamiento, admito que no siempre soy amable, pacífico, cariñoso y relajado. Hay momentos en los que siento que el miedo se levanta dentro de mí. Sentimientos de ansiedad o impaciencia ante los comportamientos y exigencias de otras personas.

Pero al final – quiero levantarme como un águila por encima de las circunstancias, dejando que el viento me lleve a través de estos tiempos difíciles. Quiero reflejar  a cualquier persona que conozco – como el vendedor de la tienda de comestibles, mis amigos a través de los medios sociales o mi propia familia con la que vivo – con paz, valentía y calma.

Me pregunté a mí mismo:

¿Cómo puedo llegar allí? ¿Cómo puedo, en medio de nuestra realidad, actuar como un águila?

En este artículo me gustaría mostrarles un par de pensamientos y cómo aprendo a aplicarlos en mi propia vida.

Sé honesto en lo que piensas.

¿Tienes miedo?
¿Tienes pánico y compraste todas las tiendas vacías?
¿Es la angustia parte de tu realidad y no puedes dormir más por la noche, temiendo lo que te traerá el mañana?
¿Lidias con sentimientos de desesperanza porque tu negocio va cuesta abajo o por perder tu trabajo?

No puedes empezar a volar anulando estas emociones con pensamientos positivos ni en tratar de ser fuerte. Porque, bueno, ¡el “verdadero” sentimiento saldrá a la superficie antes o después!

Eso significa que enfrentar las emociones es vital. ¡Ser verdadero contigo mismo y admitir lo que sientes es el primer paso, porque esos sentimientos que no se tratan dirigirán tus acciones y te harán actuar como un avestruz, una gallina o un cuervo!

Cada persona es diferente al enfrentar estas emociones. Algunos necesitan un saco de boxeo (si no está disponible, una almohada servirá), otros son buenos escribiendo, cantando, hablando con un buen amigo (el Skype funciona maravillosamente para eso). Sea cual sea el método que elijas, ten en cuenta que la persona más indicada que te conoce profundamente, te ama y es muy capaz de darte paz en medio de la tormenta es Jesucristo. Tomarse un tiempo en su presencia, simplemente venir ante él y derramar tu corazón (con todas tus emociones) cambiará cómo te sientes y no sólo eso – cambiará tu punto de vista sobre la situación. Volviendo a los diferentes pájaros, es como si el pájaro en el corral se diera cuenta de que no era un pollo después de todo, sino un águila que vive en el lugar equivocado.

Lo hice hoy. Al despertarme, me sentí ansioso y cansado, incluso después de una buena noche de sueño. Me tomé un tiempo en la presencia de Dios – tenía sólo 15 minutos hasta que tuviera que volver con mis cuatro hijos y darles el desayuno para prepararlos para un día de escolarización en casa – pero estos 15 minutos cambiaron mi día. Pude derramar algunas lágrimas, diciéndole a Dios cómo me sentía. Casi inmediatamente sentí que Dios me decía:

“Soy tu proveedor, ¿recuerdas? Me llamo Jehová Jireh, como dice en Génesis 22:14“:

“Desde ese día, Abraham llamó a ese lugar: ” Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá.(Jehová-Jireh) Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto.””

Verás, no estaba seguro de por qué me sentía de esa manera. Pero él lo sabía y entró en esas emociones para que yo pudiera relajarme, actuar desde un lugar de paz y valentía en lugar de cómo me sentía inicialmente cuando me estaba levantando! El versículo de Isaías 40:31 se hizo realidad:

“pero los que esperan a Jehová tendrán nuevo vigor; levantarán el vuelo como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.”.

 

La semana que viene compartiré más formas de cómo ser capaz de no reaccionar como un avestruz, un pollo ni un cuervo, sino de aprender a elevarse como un águila por encima de la situación desafiante y enfrentarse a la vida y a la gente que nos rodea con valentía, fuerza y dignidad.

0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: