Unas vacaciones en un camping y cómo las realidades pueden ser completamente diferentes

por | Oct 25, 2017

Las últimas dos semanas he estado en un camping  con mis hijos. Estábamos en una carpa, disfrutando del calor de un otoño hermoso.

Dado que el  camping fue uno de los pocos que  estuvo abierto durante  esta temporada de otoño, mi hermana estuvo allí con su familia durante casi el mismo período de tiempo  también. Ella se quedó en una Cabaña con su esposo y sus tres hijos.

Envié algunas fotos de vacaciones a mis otras hermanas y a mi madre. Mis fotos se eran así:

camping
camping
camping
camping
camping

Poco después, mi hermana habló por teléfono con nuestra madre.
Ella le dijo que estaba soleado, pero bastante fresco, demasiado frío para bañ​arse  fuera. Que había  tanto mosquitos que no pueden comer afuera por la noche.
Ahora, mi madre estaba realmente confundida, preguntándose, qué versión de la historia era la correcta: nosotros durmiendo en una carpa, comiendo afuera en las noches, jugando en trajes de baño en la playa y  bañándonos … o la versión de mi hermana, diciendo de que el clima era soleado pero fresco, con  demasiado mosquitos por la noche.

Para poner fin al suspenso, les enviamos esta imagen para explicar la situación:

camping

El mismo día, la misma playa, nuestros hijos jugando juntos en la arena … los suyas vestida como si fuera fresco, los míos como si fuera agradablemente cálidao.

Ambas versiones de la historia eran correctas. No mentimos ni pretendimos algo que no fue. En nuestra realidad individual, fuimos completamente reales en la experiencia de nuestras vacaciones. Hubo una gran diferencia a pesar de que somos hermanas. Ella tieneel mismo origen, los mismos padres: incluso tiene la misma educación que yo como educadora a nivel  parbularia

Tan divertido como  fue a ver la diferencia de nuestras percepciones de la realidad, me hizo pensar en la vida familiar.
¡Cuán a menudo vemos el mundo  cómo somos, en el lugar de cómo es!
Estas percepciones variables pueden ocurrir por diferentes culturas, diferentes crianzas … pero incluso en la misma familia podemos encontrar estas diferencias.

Entonces, ¿cómo debemos manejar estas diferencias? ¿Qué tipo de diferencias permitirá en su propia familia? ¿A qué realidad te aferras? ¿Cuál es su verdad última?

Al crecer de la rebelde adolescente que era, y lo que soy hoy, estoy muy familiarizada con la sensación de ser diferente, y no ser celebrada por  ello. A menudo me sentí  incomprendida y etiquetada por  la simple razón de quién soy.

Me llevó años liberarme de estas etiquetas, sacudirme de la vergüenza de ser yo misma y, paso a paso, entrar en mi propia singularidad.

Hoy estoy ansiosade evitar a mis hijos  este camino doloroso. Quiero que maduren en su propia singularidad, guiarlos a encontrar su destino, a hacer y ser en la vida para lo que realmente fueron hechos para ser y hacer.

Entonces, ¿cómo podemos convertirnos en lo que realmente somos, cómo podemos darles a nuestros hijos la libertad de vivirlo?

Mi experiencia con esta pregunta es simple, pero profunda:

Al conocer a quien nos hizo.
Dios es quien nos conoce, nos hizo, nos ama. Y él es la verdad suprema. La palabra de Dios nos dice lo que está bien y lo que está mal, quién es Dios, qué piensa de nosotros.

 Esto nos hace padres relajados cuando se trata de la singularidad de nuestros hijos. Celebramos sus diferencias, nos encanta ver su singularidad. Estamos ansiosos para saber quién Dios los hizo ser, cuál es su propósito para sus vidas.

Las diferencias  ya no atemorizan ni amenazan, pero hacen que nuestros niños sean  aún más amables, interesantes y especiales.

Comprender esto, su objetivo será llegar a conocer a su hijo, desde  el momento en el que entra en existencia. Saber esto  les permite ser  esa madre y esee padre único, guiando a  hijo hacia su destino.

Teniendo  esto en cuenta, muchas de las diferencias desafiantes que todos experimentan en la vida familiar desaparecen.
Como esta situación en nuestras vacaciones hace unos días:

camping

Como ya dije, dormimos en una carpa  y la temperatura bajó a entre 12 y 16 ° C durante la noche. Me vestí  con ropa caliente y nunca  tenía demasiado calor. Por supuesto que quería vestir a mis hijos de la misma manera, para que no se enfriaran.

Pero uno de mis hijos se negó. Él me dijo: ¡Mamá, sudaré si me pongo toda esta ropa! Sabiendoque de hecho no se resfría con facilidad, accedí a dejar que se vistiera con más ligereza. Por las mañanas (o cuando me despertaba en medio de la noche)  controlando si ninguno de mis  niños  tenía  frío, el siempre estaba bien  cáliente.

 

Entonces, ¿cuál era la realidad sobre esa situación?

Bueno … que la temperatura exterior estaba entre 12-16 grados. Es todo.

Supongo que podrá recordar muchas situaciones similares en su propia vida de familia donde la realidad de su hijo era diferente a la suya.

Lo hermoso es que no hay razón para hacerlos sentir de  la misma manera en que lo ustedes lo hacen. Es nuestro deber para entender cómo perciben las cosas y enseñarles a manejar sus vidas en su singularidad para que puedan convertirse en adultos únicos y llegar a ser plenamente lo que están destinados a ser.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: