Carta abierta de un yo agradecido al tipo que me rompió el corazón

por | Sep 20, 2019 | Crecimiento personal, Matrimonio | 0 Comentarios

Querido amigo,

Durante mucho tiempo, tú y “nuestra historia” estuvieron enterrados dentro de mí como los restos del Titanic en el fondo del mar – olvidados e invisibles, pero parte de mi historia, mi pasado. Incluso años después, fue muy difícil de sumergirme en las profundidades del mar para ver el naufragio de nuestra historia sin sentirme abrumado por la tristeza y los sentimientos de fracaso.

heart

Dejarte irte fue la cosa más difícil que he hecho en mi vida. Fue cómo soltar algún tipo de drogas.

Simplemente porque, de alguna manera, por quien eres, tocaste partes profundas de mí que ni siquiera sabía que existían. Contigo, la vida de repente se ha vuelto real y merece la pena vivirla.

Al mismo tiempo, conocerte hizo ponerme en contacto con ese lugar escondido y dolido en lo más profundo de mí.

Esta parte de mí que de alguna manera fue despertada por tu forma de ser.

Quería desesperadamente que me amaras.

Amabas como yo te amaba. Amaste la forma en la que te entendí, te escuché, la forma en lo que di todo lo que pude imaginar para demostrarte mi sinceridad. Te sorprendió mi capacidad de “amar de verdad”.

Por lo tanto, estabas tratando de sentirte atraída. Viste partes de mi corazón, mi devoción hacia ti y te impresionó la forma en la que te amé… y estabas tratando de llegar a un lugar donde pudieras responder a mi amor.

Tú sabes todo eso.

La razón por la que decidí escribir esta carta abierta es para decirte – y a una sociedad que es guiada, a través de la música, los libros y las películas, a creer que una experiencia así es amor verdadero y real – que esto no es amor.

Esto no era amor.

Espera y te lo explicaré:

Cuando finalmente tuve que reconocer que no me amabas de una manera que derretiría nuestras vidas para siempre, me sentí devastada.

Aceptar que tú nunca serías en quien me pudiera esconder, ni el que me hiciera sentir completo como persona, convirtió mi vida en un agujero oscuro durante muchos meses.

Perderte hizo ponerme en contacto con este agujero profundo dentro de mí que desesperadamente anhelaba ser conocida, vista, querida y amada.

Caí en una tristeza profunda y sentimientos de fracaso. Finalmente, entré en contacto con esta necesidad incontrolable de demostrar que soy digna de amor y aceptación y, al mismo tiempo, con este sentimiento profundo de vergüenza, indignidad y miedo al abandono.

Me rompiste el corazón.

Más de una década después,

estoy tan agradecida de que no pudieras amarme (de esa manera).

Estoy más que agradecida de que fuiste muy sincero y quisiste hacer lo “correcto” – podrías haber usado mi devoción y mis anhelos en formas que ni siquiera quiero imaginar.

Pero no lo hiciste. Gracias por eso.

En eso, estoy tan agradecida de que te hayas resistido a mi ferviente intento de meterte en mi “juego”.

Por supuesto, no estaba jugando. Pensé que estos sentimientos profundos tenían que ser amor. Que este deseo profundo de estar contigo tenía que ser amor real, puro y verdadero.

Estaba convencida de que estar contigo haría mi mundo perfecto, daría a mi vida un sentido de ser. Que mi vida era toda “falsa” en comparación con lo “real” que eras para mí!

Hoy lo sé mejor.

Sé que esto no era amor – porque nunca fue acerca de TI. Todo se trataba de mí.

Hoy entiendo que estaba derramándote todo el amor y la atención – esperando que algún día llenaras mis necesidades emocionales de amor e intimidad que han estado corriendo vacías en mi vida.
Mi peor miedo era que no era lo suficientemente bueno para ser amado por ti.
Este miedo me hizo poner todo el foco en ti – fui muy capaz de moldearme en lo que yo creía (y sabía) que tú más deseabas.

Al hacer eso, enterré las partes de mí que creí que no te gustarían. Enterré los sueños que sabía que no compartirías. Dejé de lado los pensamientos que me decían que no eras realmente la clase de persona con la que elegiría pasar mi vida.
No porque seas un mal tipo. Mucho más bien porque lo que realmente soy, no encaja en lo que tú realmente eres. Siempre he sido demasiado para ti. Tuviste visiones y sueños en una vida que yo no compartía ni un poco.

Me tomó muchos años ver esto claramente.

Los primeros años de mi matrimonio con Benny, luchaba por dejar ir a esa imagen de “amor verdadero”.
Luchaba por dejar ir a ese sentimiento profundo de culpa y tristeza cada vez que me aventuraba a esa grieta en el fondo del mar…

  • Fue el día en lo que comprendí que toda esta historia nunca fue sobre el amor verdadero. Fue entonces cuando la grieta en el fondo del mar comenzó a disolverse.

  • El día que me di cuenta de que era mi propio vacío, mis propias necesidades, mi propio agujero en mi alma lo que clamaba por ser amado por ti.

  • Que todo mi dolor, mi agonía, el sufrimiento por el que pasé por tu culpa, nunca fue realmente por ti.

heart

Sí, hiciste un gran trabajo revelando esas necesidades y ese vacío en mi vida. Pero al final, nunca se trató de ti, ni siquiera del “verdadero amor”.

Todo se trataba de mis necesidades, mis anhelos y mis vacíos. Llámalo co-dependencia.

Más sobre eso en el próximo artículo.

0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: