Cómo la Apreciación activa puede hacer la diferencia

por | Nov 28, 2018 | Crecimiento personal, Matrimonio | 0 Comentarios

No hay nada que aprecie más en nuestro matrimonio que el aprecio activo.

El aprecio activo es algo que Benny trajo a mi vida.

Su manera de apreciar activamente quién soy y qué hago ha cambiado mi vida a lo largo de los años.

Hoy en día, toda nuestra familia está constantemente bañada en la apreciación activa.

En el principio de nuestra relación, é​l me dijo:

“La palabra de Dios dice que debemos “ba.ñar a nuestra esposa en la palabra”. No creo que esto signifique que yo debo leerte continuamente los pasajes bíblicos. Creo que esto significa que debo hablar continuamente de la verdad de Dios sobre tu vida”. (Efesios 5:25-33)

 Un hombre – una palabra… lo hizo.

Era algo completamente nuevo para mí. Al principio, estaba sonriendo, un poco nerviosa por tanto aprecio. Yo le decía: 

” Estás loco…” .

Pero  aun así, reconocí cómo esto construyó algo dentro de mí.

 Y déjame decirles que es contagioso. Hoy en día, es la forma en la que nos hablamos todos los días. Aunque estemos enojados el uno con el otro, mantenemos este hábito intacto.

Todos los días escucho lo hermosa que él piensa que  soy. Cómo le encanta * partes específicas de mí cuerpo *. Cómo le gusta ese maquillaje, estos pantalones, zapatos, esa pollera o perfume. Ve la casa recién limpiada y me lo dice. El me felicita por mi comida. Me hace saber cómo le gusta pasar tiempo conmigo, cómo le gusta hablar conmigo, etc. etc.

Si me siento en  necesitad de escuchar lo que él piensa de mí, puedo preguntarle y él me dirá por varios minutos lo que ve en mí y cuánto me ama.

A veces, me comporto de manera  “caprichosa”, me mira con amor y me dice: Me encanta cuando te comportes así​ de ” caprichosa”,te ves tan sexy para mí en estos momentos!

Nunca hablamos negativamente el uno del otro.

Lo respeto y admiro profundamente, y él lo sabe. Diariamente se lo digo, y se lo muestro de muchas maneras, adaptado a quien es y a lo que le gusta.

 Todo esto puede sonar un poco como un cuento de hadas y demasiado “fuera de la realidad” para usted. Tal vez suene demasiado perfecto para aplicarlo en su propio matrimonio. O incluso imposible, porque en su hogar, la apreciación activa es inexistente o muy rara.

 

Déjenme decirles tres hechos de nuestra verdadera realidad:

  • En primer lugar, como escribí en el último artículo, no somos perfectos. Ciertamente no tenemos un “matrimonio perfecto”. Hay áreas en las que todavía nos faltan cosas que nos gustaría tener en la otra persona. Tenemos nuestras luchas personales.
  • En segundo lugar, tengo a mis amigas íntimas a quienes cuento las cosas que me frustran o desafían. Porque, por supuesto, como en todo matrimonio, ¡los hay! Tenemos nuestras peleas y frustraciones el uno con el otro. Tenía mis dudas acerca de si me caso con el “hombre adecuado”.  Má​s que todo  en circunstancias en las que nuestras diferencias de sueños personales parecían demasiado grandes para adaptarse.
  • En tercer lugar, como les dije al principio, fue Benny quien lo  introdujo en mi vida. Él era el que “me bañaba” diariamente con la verdad de Dios sobre mi vida. No fue una fuerza mutua que ambos trajimos al matrimonio.

Ciertamente no lo hizo, porque siempre se sintió así ni porque yo  siempre fui tan increíble. Mucho más bien fue una decisión personal, invertir en su esposa, deseoso de ver la cosecha de ella. Fue su decisión enfocarse en lo positivo, en vez  de lo negativo, buscar lo positivo y enfatizarlo. Y cuando  sintió que no podía ver  un só​lo rasgo positivo, se enfocó en la visión de Dios sobre mí y lo dijo sobre mí. 

Ciertamente no siempre le apetecía, pero especialmente en esos momentos, cuando sentía que nada amable salía de mí, decidió salir del círculo vicioso y  aun así encontrar palabras positivas sobre mí. 

Ahora, probablemente se preguntarán, si alguna vez me habla de mis defectos de una manera honesta. Sí, pero hay situaciones en las que una persona está abierta a recibir consejos como ese y otros cuando no lo está. Y sabe que el amor cambiará a una persona mucho más eficientemente que la presión. El amor cambiará a una persona desde adentro hacia afuera, en vez de desde afuera hacia adentro.

 Puedo decirles honestamente que este blog no existiría si Benny no hubiera decidido aplicar este estilo de vida sobre mí. La apreciación abrirá a una persona para el cambio. Y esto es lo que he experimentado. Como efecto secundario, cuanto más aplicamos este estilo de vida, más nuestro matrimonio se siente como un sueño para ambos. Nos conecta, y trae mucha más cercanía a nuestro matrimonio.

El aprecio activo no crea un matrimonio perfecto.

Sin embargo, crea un matrimonio donde personas reales con vidas reales crean un ambiente de  gracia, amor, aceptación y libertad.

 La apreciación activa es mucho más que la voluntad de felicitar a la otra persona a diario. Es una cuestión de enfoque y compromiso. No  es posible detenerse en todas las debilidades y defectos de la otra persona y al mismo tiempo mostrar  esa apreciación activa. Se requiere un compromiso “para encontrar el oro” y excavar en busca de él. ¡​Y vale la pena! 

No hay manera de que usted pueda mostrarle a otra persona su “apreciación activa” si se odia a sí mismo. Por lo tanto, comienza con su propia vida. Benny me contó cómo empezó con su propia vida antes de que pudiera hacer esa inversión en mi vida. Empezó a apreciarse a sí mismo.

Comenzó a valorarse a sí mismo, a reconocer sus lados positivos y a estar agradecido por ellos.

La única manera en que podía mirarme con amor en momentos en que yo no me comportaba así de amable era porque conocía la fuente del verdadero amor, la aceptación y la gracia: Dios Padre, que es para nosotros y nos ama con un amor incondicional.

 El hecho es que usted no puede cambiar a su cónyuge. Usted  no puede hacer que él o ella lo vea, lo aprecie, lo entienda. Por lo tanto, comprométase a tratarse con gracia. No seáis vuestro peor enemigo, vuestro mayor adversario y vuestro juez más severo.

No espere a que  su cónyuge dé el primer paso.

Conozco matrimonios que luchan con un gran aislamiento. Donde uno de los miembros de la pareja no  sabe cómo dar calidez, aprecio y donde lucha con  el sentir de su propio corazón.

Si usted está en tal relación y hambriento de calor, aprecio y una conexión de corazón a corazón con su cónyuge, quisiera animarle:

Hay un Dios al que le importa. Que es bondadoso y misericordioso, que los mira con una sonrisa amorosa, que se goza por ustedes con alegría. Un Dios que está más que dispuesto a bañarlos en su amor, calidez, aprecio, aliento y esperanza. Y después de que uno ha experimentado esto, se vuelve mucho menos difícil hacerlo con otras personas en su vida.

 

0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: