Las dificultades y los frutos de invertir en sus hijos​

por | Ene 30, 2019 | Crecimiento personal, Vida de Familia | 0 Comentarios

Como probablemente ya habrán leído en este artículo, tenemos una cama familiar – bueno, ha crecido más allá de una cama a medida que nuestra familia ha crecido, pero dormimos en una habitación. Hubo un tiempo en el que los dos primeros dormían en su propia habitación y les  fue muy bien. Sin embargo, después de un tiempo extrañaron nuestra cercanía. Por esta razón volvimos a dormir en familia en la misma habitación. Actualmente, tenemos una cama doble hecha a medida que afortunadamente hemos encontrado en Internet. Justo al lado tenemos otra cama estándar, así que esto crea suficiente espacio para que los seis podamos dormir cómodamente y a la vez estar  cerca los unos de los otros, como una manada de lobos.

Bueno, para nuestro ritual de ir a dormir, solía acostarme en la cama con los niños para contarles una historia improvisada, luego oro por ellos y me quedo un poco con ellos, mientras se duermen – o por lo menos ése es el plan. A veces tienen dificultades para dormirse y quieren ser mimadas. Ahora, después de un día de duro trabajo, seguido de una noche en la que intento estar presente para mi familia, a menudo no es lo primero que me gustaría hacer, cuando – con el final de esa oración – estoy ” terminado ” con mis obligaciones paternales.

En estos momentos todo lo que anhelo es un momento para mí. Así que, los últimos días me he encontrado a menudo agarrando mi celular para leer algo, mientras me quedo en la cama, al lado de mis hijos que anhelan abrazarme y ser mimados. Una guerra de pensamientos surgió en mi mente durante estos tiempos…:

“Me tienen a mí, después de todo…”,

“¿Pero es realmente lo mismo que si tengo un tiempo de calidad con ellos…?”,

“Sólo quiero un momento para mí… ¿no es este mi derecho? ¿No es esta mi legítima necesidad?”,

“¿Pero y si no viviera otro día… ¿No valdría la pena pasar estos minutos adicionales cerca de ellos?” 

Tal vez usted se ha encontrado con este tipo de pensamientos antes. 

Bueno, al final, creo que el equilibrio es la llave aquí. Aun así, me he dado cuenta de que cada segundo que usted invierte activamente en sus hijos nunca regresará vacío. Cuanto más tiempo y esfuerzos invierta en sus seres queridos, más fácil será su relación con ellos y, por lo tanto, menos estrés para usted. 

 El hijo mayor es el ejemplo tí​pico de este ejemplo. Estaba tan aferrado cuando era un bebé. Difícilmente podría ponerlo en su camita u otro lugar que los brazos de mamá​. Siempre quiso estar con su mamá, siempre en el porta bebé durante el día y siempre a nuestro lado durante la noche. Esto duró al menos los dos primeros años de su vida. Hoy en día, es tan autónomo como se puede imaginar. Estoy absolutamente seguro de que cada minuto que invertimos en su vida se sumó a esto.

 Por eso, hoy en día, sé que cada minuto que invierto en uno de los niños va a dar sus frutos en la vida, mientras que las horas que hago cosas en el smartphone a menudo no conducen a nada.

Esta verdad sobre la inversión y la fruta me ayuda a establecer mis prioridades una y otra vez. Dios, mi esposa, los niños y luego el negocio o ministerio, en este orden. Es fácil de decir, pero no siempre es fácil de lograr. Para mí, es un proceso continuo. Pero vale la pena seguir haciéndolo. Porque si tengo el orden correcto, cada prioridad que tenga me permitirá hacer más para la siguiente prioridad.

 

¿Están listos para pasar este minuto extra con sus hijos?

0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: