Por qué los valores en una familia son tan importantes

por | Nov 1, 2019 | Crecimiento personal, Vida Christiana, Vida de Familia | 0 Comentarios

Mi corazón está dolorido.

Noticias de la turbulenta situación en Bolivia – y Sudamérica en general – invaden mi Facebook y mi cuenta de correo electrónico.

Ha sido difícil encontrar un tema sobre el que escribir para mi artículo semanal que no esté relacionado con esa situación, ya que eso es lo que más me preocupa en este momento.

Estoy viendo videos que me permiten echar un vistazo a lo que está sucediendo en el “corazón de Sudamérica” – videos que muestran lo que está sucediendo en las calles, la realidad en la que se encuentran en este momento.

Y videos, que explican cuáles son las razones de la crisis.

 Mi corazón está comprometido con este país hermoso y su gente preciosa. Los años que he pasado allí están grabados en mi corazón y han contribuido mucho a lo que soy hoy.

He estado en Bolivia cuando el presidente fue elegido en 2005. He seguido el acontecimiento desde entonces y estoy muy preocupada por la magnitud de esta crisis. 

 No se trata simplemente de un hombre arrogante que ignora la constitución, se trata de la ideología de comunismo que todo un conjunto de políticos tratan de imponer para su propio beneficio de poder y dinero.Esto no solo es cierto para Bolivia, sino también para los demás países que atraviesan una crisis turbulenta.

¿Qué es una ideología?

“Su uso más común en el lenguaje cotidiano es describir un conjunto amplio y cohesivo de ideas y creencias políticas, económicas o sociales”.

Entonces, las ideologías se presentan en 3 formas diferentes:

  • Ideologías políticas (comunismo, socialismo, fascismo, etc.)
  • Ideologías económicas (globalismo, capitalismo, monetarismo, etc.)
  • Ideologías sociales (feminismo, género, nacionalismo, etc.)

En Bolivia, el presidente ​auto proclamado Evo Morales y su partido están tratando de aplicar el socialismo al pueblo. En este momento se están produciendo manifestaciones masivas, el pueblo está de pie firme, en paz y en unidad como nunca – con el lema:

¡Morir antes esclavos vivir!

Siguiendo los acontecimientos, estoy muy preocupada por este pueblo y me asombra ver a las iglesias levantarse en unidad y oración, a las multitudes de personas levantarse en defensa de sus derechos y libertad de una manera pacífica y unida.

Como dije, incapaz de concentrarme en otra cosa para este artículo, escribí sobre algunas reflexiones y pensamientos sobre la familia y mi vida personal que tuve al ver algunas de esas películas que explicaban toda la situación.Aquí están dos de los muchos videos y textos que me ayudaron a obtener más información sobre los antecedentes y las razones de esta crisis:

Vayamos ahora al artículo, el contenido relacionado con los acontecimientos en Sudamérica:

Otra ideología – aunque relacionada con los acontecimientos – que se extiende por todo el continente, incluida Bolivia, influyendo en las familias, las iglesias y las personas con integridad y valores firmes es la ideología de género.
Como seguramente sabrá, no solo Sudamérica se enfrenta a esta ideología, sino que la mayoría de los continentes están invadidos por este “conjunto cohesivo de ideas y creencias sociales y políticas”.

Me hace pensar en la época de la Segunda Guerra Mundial, en la que la gente ordinaria cometió muchas atrocidades… Simplemente porque sentían que estaban haciendo lo correcto al seguir la propaganda de esa época.

El mundo de hoy también está lleno de propaganda.

Detrás de cada movimiento, ya sea feminismo, comunismo, género, liberalismo, hay conjuntos de ideas adoctrinadas por todos los medios posibles: TV, publicidad, periódicos, medios sociales, infiltración de escuelas, calles, trabajo, política y hogares.

Cuando era adolescente, me negué a tomar como verdad lo que mis padres me decían que fuera “la verdad” sobre mi vida y sobre Dios. Hace unos 24 años, escribí en mi diario:

“No sé cuál es la verdad. Pero yo sé que lo que no creo que es verdad, y voy a encontrar la “verdadera verdad”.

 Más de dos décadas después, sigo creciendo en esa misión de la vida.
Pero una cosa sé: la vida podría haber sido menos turbulenta si hubiera podido aprender de mi familia cómo vivir una vida exitosa.
Habría omitido muchas experiencias dolorosas si mis padres hubieran sabido enseñarme a través de sus vidas quién es realmente este Dios.
Quién soy realmente.
La verdad sobre mi valor, identidad y dignidad.
Y como conozco el costo de no saber todo eso, quiero implementar esta base básica en las vidas de mis hijos.

 Benny y yo sabemos muy bien que

  • La familia en su diseño original no es solo una institución divina, sino también una célula básica, una defensora de la tradición cultural.
  • La familia es la base de una sociedad sana y próspera.
  • La familia debe ser el lugar donde los niños aprenden sobre su valor, identidad y dignidad.
  • La familia debe ser un lugar donde los niños estén satisfechos en su necesidad no solo de ropa y comida, sino también de calidez, apego, identidad, valor, dirección y orientación.
  • Un lugar de transmisión de valores afectivos, psicológicos y culturales.

Queremos criar a niños que conozcan su valor, con una identidad establecida y una base sólida de todo lo que necesitan para vivir una vida con futuro y esperanza.
Niños que no necesitan seguir ninguna filosofía ni tendencia, pero que son capaces de pararse con integridad y coraje en lo que saben en lo más profundo de sus corazones que es la verdad, sin importar los desafíos que se les presenten y las filosofías que causen un gran caos en sus épocas.
Los niños que conocen a Dios – y que conocen el único camino a Dios  que es  Jesucristo.

Hay varias maneras en las que lo estamos haciendo:

  • somos muy conscientes de que nuestra paternidad depende mucho más de quiénes somos que de lo que hacemos. Reflejamos mucho nuestra función de padres, estamos ansiosos para aprender y crecer en nuestra capacidad como seres humanos, padres y esposos.
  • Nosotros elegimos la tendencia que queremos seguir.
    A nuestros niños les encanta Lightning McQueen de la película famosa Cars”. Tienen de todo, desde calcetines, ropa interior hasta gorras. Actualmente, ellos piensan que Paw Patrol es fantástico y tenemos varias cosas de esta película también. Sin embargo, no somos amigos de Spiderman o Batman. ¿Por qué deberíamos? No es necesario amar algo simplemente porque a todo el mundo le encanta y porque la ropa de muchos niños tiene imágenes en ellos. En mi opinión, no se trata realmente de criaturas y películas infantiles y, por lo tanto, omitimos tenerlas en casa.
  • No tenemos televisión. Primero, no tenemos tiempo para sentarnos frente a una pantalla. En segundo lugar, a través de la televisión, hay una gran influencia de lo que los niños (y los padres) están expuestos.
    Por no hablar de los comerciales y las noticias diarias que están llenas de imágenes a las que no queremos exponer a nuestros hijos.
  • Otro ejemplo es Halloween. ¿Por qué deberíamos “celebrar Halloween”? ¿Debido a que todo el mundo lo hace? ¡Conociendo los antecedentes de Halloween, no hay nada en mí que desee celebrar este día!
    No me importa en qué medida la cultura en la que vivo lo aprovecha como una oportunidad para festejar y para que sus hijos se diviertan. No nos divertimos con espíritus ni monstruos o brujas y no celebramos la muerte ni el terror.  ¡Esto va en contra de todo lo que queremos implementar en nuestra familia!
  • Aprovechamos todas las oportunidades para elegir a quién dejamos que influya en nuestros hijos. A veces, debido a la situación de la vida, esto no es posible. Pero para nosotros, nuestra conveniencia personal está en segundo lugar. Cuando no tenemos una niñera a la que conocemos y confiamos y que está disponible, nos quedamos en casa. Cuando tenemos la posibilidad de enviar a nuestros hijos a una escuela privada cercana donde sabemos que es una escuela excelente, les enviamos ahí – incluso si pudiéramos ahorrar mucho dinero enviándolos a una escuela pública gratis……
  • Nos negamos a dejar que los medios de comunicación, los periódicos y los medios sociales dicten las normas y valores a los que nos aferramos. No es al escuchar algo todo el tiempo que se vuelve a ser la verdad.  No estamos dispuesto de cambiar nuestros valores por tendencias culturales y creencias de ideología.
  • Nuestra autoridad última es la Biblia – y esto no de una manera religiosa y rígida.

Benny y yo descubrimos siempre más que tenemos una gran responsabilidad sobre lo que nos adherimos y las decisiones que tomamos, ya sea en el mundo de los negocios para Benny, con nuestros hijos y la vida personal, en nuestro matrimonio.

En cada área vamos por el oro.

 Queremos implementar la sabiduría de Dios, su gracia, su paz, su verdad, fidelidad e identidad en cada aspecto de nuestra vida personal, en nuestra manera de criar hijos y en cómo vivimos nuestro matrimonio y amistad con otras personas.

 

0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!

A %d blogueros les gusta esto: